¿QUÉ ES REALMENTE IMPRESCINDIBLE PARA UN OFFICE EN CASA?

Actualizado: may 15

El coronavirus va a cambiar nuestro estilo de vida.

Sé que es una frase muy trillada y hasta cliché, pero no por eso deja de ser cierta. Muchos han experimentado el tele-trabajo por primera vez. Muchas empresas han comprendido las ventajas que trae, por no mencionar los beneficios para el planeta. Así que cuando volvamos a la normalidad, yo no descartaría la posibilidad de habilitar un espacio para un office que nos pudiese aliviar los días que trabajemos desde casa.



DONDE UBICAR TU OFFICE



Cada casa es un mundo, pero algo que cada vez es más común en todas, es que a muchas les faltan metros cuadrados. Me encantaría decirte que para implementar tu office busques un espacio apartado de toda la movida que una casa pueda generar. No dentro del dormitorio, por una razón de higiene mental. Que sea un espacio cerrado y silencioso, que tenga sitio de almacenaje, buena ventilación, iluminación y una vista increíble hacia alguna zona verde e inspiradora. Pero tanto tú como yo sabemos que todo esto es prácticamente imposible.


Así que lo primero que te diré es que no te angusties con todas esas recomendaciones que leemos y no podemos lograr, y busques un pequeño rincón: tu rincón. El salón, el pasillo, o incluso dentro de un armario, lo importante es que haya un espacio fijo para ti, para que no estés saltimbanqueando con todas tus cosas.


Piensa que la tendencia hoy en día es la de hacer casas versátiles, espacios aprovechados al cien por ciento del tiempo. Sin ir mas lejos el M.I.T diseña apartamentos con paredes retráctiles y espacios adaptables. Así que, si dudas de tener que compartir una misma estancia con otra actividad, considera hacer del lugar mas bien un espacio flexible.


Otra duda que puede surgir es si el espacio que has pensado es muy pequeño. Muchas veces se sugieren mesas de determinados tamaños o características. Pues te diré que una de las grandes ventajas de trabajar desde casa es que el piso entero —mientras los niños no estén de vacaciones o enfermos— será completamente tuyo. Evidentemente te estoy hablando de cuando todo esto haya pasado y regresemos a la normalidad. Si te cansas de estar en el office, y el tipo de trabajo te lo permite, puedes sentarte a leer el informe de turno en el sofá o si tienes que desplegar papelería, la mesa de comedor será tu aliada. Tu piso - oficina puede llegar a ser mucho mejor, más grande y espaciosa que tu oficina en el centro. Aquí de lo que se trata es de ser creativos y sobre todo estar cómodos.



LO IMPRESCINDIBLE DE UN OFFICE EN CASA



No te voy a repetir todas las necesidades de un espacio de trabajo, porque muchas son obvias, porque las vas a encontrar en todos los artículos y porque eso dependerá del tipo de proyectos que desarrolles. Es muy distinto ser investigador y tener que consultar ocho libros a la vez (necesitando el espacio que esto conlleva), que ser diseñador gráfico y tener todas tus herramientas en un único ordenador.


El único imprescindible que yo te voy a sugerir es que tu office tenga coherencia con tu casa.

Por favor no cometas el error de pensar que estás priorizando comodidad al meter en casa un mueble de oficina. Tu office debe de estar pensado a partir de tu casa, debe pasar desapercibido, —lo que no significa estar escondido— y no estorbe visualmente en el conjunto. Que forme parte de la decoración. Si tienes una estancia nórdica, pues tu office deberá de seguir esta misma línea. Por más que te encante esa mesa vintage, con prácticas cajoneras y mucho espacio de trabajo, resiste a la tentación y ¡no lo hagas!


Trata de adaptarte además a la "razón de ser" del espacio. Me refiero a que si decides colocar tu office en la habitación (aunque no sea lo más recomendable), podrías hacer que tenga la apariencia mas bien de un tocador o quizás integrarlo a la cómoda. Si es en el salón piensa en un bonito mueble expuesto y si es en el pasillo podrás seguramente encontrar un sinfín de elementos plegables que te resuelvan el dilema y te permitan hacer del espacio un lugar transformable.


En casa somos dos los que hacemos tele-trabajo, así que tenemos dos estilos distintos de office y aunque no somos ejemplo de nada, te los cuento por si te dan una idea. Los dos hemos optado por trabajar en el salón, ya que es la estancia más grande de la casa. Mi marido cuenta con una bonita mesa de Habitat, retráctil de color natural. Y aunque no pretende parecer un mueble de salón —porque es evidentemente un escritorio— parece pensado desde el inicio para ese rincón. Nos costó muchísimo encontrarlo, porque necesitaba algo estrecho, cómodo y estéticamente bonito, (¡no estaba dispuesta a sacrificar la estética de mi salón!). De hecho, primero intentamos adaptar una consola, pero fue un acto fallido, pues, aunque cumplía su función, la mesa era tan estrecha que no terminaba de ser cómoda para los brazos. Finalmente después de mucho buscar encontramos el escritorio ideal y estamos encantados. Si mi marido fuese un pelín mas ordenado sería ya la bomba.


En mi caso, yo solo utilizo mi ordenador, un cuadernillo y un lápiz. Hago uso de la mesa de comedor, pero ojo, y aquí está el truquillo, detrás de mí, diseñé un mueble a partir de las cosas que teníamos y las que debíamos esconder. El mueble es de pared a pared y llega casi hasta el techo, muy necesario cuando cuentas con tantos libros. Muchos de los cubículos los pensé con puertas o cajones, de esta manera los libros, adornos y alguna que otra foto se encuentran expuestos. Sin embargo el material que compartimos: los archivadores, materiales, papelería, la impresora y mi ordenador, con ayuda de unos cuantos organizadores, quedan perfectamente escondidos.


En mi caso entonces es tan fácil como abrir y cerrar puertas, y todo vuelve a quedar escondido.


ALGUNOS PARA RECORDAR



1. Ten cerca un enchufe o fíjate en la posibilidad de tenerlo, a veces vale más la pena invertir en un electricista que descartar un espacio que podría ser ideal.


2. Busca una silla muy, pero muy cómoda especialmente si trabajas muchas horas sentado, pero no te olvides de buscar el equilibrio estético.


3. Considera la iluminación del espacio.


4. Si sueles tener videoconferencias, revisa el marco de tu espacio y piensa qué estás dispuesto a mostrar detrás tuyo cuando te conectes.


5. Si no crees poder conseguir solo el diseño de tu office, recurre a un interiorista. A veces por experiencia podemos aprovechar bien un espacio que no has considerado e incluso hacerte ahorrar mucho tiempo y dinero en el proceso.

Espero haberte podido ayudar y si tienes alguna duda o comentario no dudes en escribirme.

11 vistas