CORONAVIRUS:¿CÓMO SOBREVIVIR AL CONFINAMIENTO CON UN POCO DE ORDEN?

Actualizado: may 15


Ya perdí la noción de cuantos días vamos encerrados. Empezamos con el cierre de los colegios y los niños en casa. Salíamos solo una vez al día a respirar aire fresco. Ahora prohibición total con excepciones puntuales para la supervivencia. En todo caso si no me equivoco (y espero hacerlo), esto recién comienza y tenemos encerrona para rato.


Es lo que toca #QuedarseEnCasa y sé que además de estar protegiendo a nuestras familias, con este gesto estamos cuidando a aquellos que ahora necesitan ser atendidos, a no copar la seguridad social y a evitar infecciones innecesarias,


PERO NADIE DIJO QUE ESTO IBA A SER FÁCIL.


En casa hemos pasado de ser un bebé y yo durante el día, a ser cinco personas en un espacio de 80 metros cuadrados. Si tuviera un chalé con jardín otra sería la historia. Pero por el momento, hasta que me gane la lotería, esa es mi realidad. Un piso limitado en donde cada uno necesita de su propio espacio y tiene sus propias cosas: ordenadores, cuadernos del cole, ropa para lavar, ropa ya lavada, juguetes y un largo etcétera.


Mi casa que normalmente es muy ordenada ahora es un caos y la verdad es que eso me pone muy nerviosa. Amo a mi familia, pero soy consciente que la falta de espacio y orden puede ser un tema de conflicto, así que antes de que nos matemos en medio de esta guerra, te doy algunos tips de urgencia que a mi me están funcionando.


TE TRAIGO MI PLAN DE BATALLA: ORDEN S.O.S


1. DESHAZTE DE LO PRESCINDIBLE

Coge una caja y mete todo aquello que por el momento estorbe. Con tantas personas me sobran adornos, juguetes y libros. Cada vez que me aproximo al sofá encuentro los cojines en el suelo y ya paso de seguir recogiéndolos y enfadarme porque seguirá pasando, porque ahora todos usamos el sofá a tiempo y a destiempo y porque todos necesitamos el espacio. Como no vendrán invitados y porque creo que la casa es para servir a la familia, he optado por guardar en el armario todo aquello que en este momento no se necesita.



2. COLE EN CASA

El pasado miércoles los niños vaciaron sus taquillas en el cole y llegaron a casa con todo el material escolar, lo cual no abulta poco. Aprovecha esta ocasión para que vacíen sus mochilas y purguen materiales rotos o inservibles. Puedes hacer una lista de todo lo que les hace falta para que cuando se nos abran las puertas a la libertad, en uno de nuestros primeros paseos, pasar por la librería.


Lo más importante es hacer ahora un lugar en casa para este material. Déjales un espacio libre para sus cosas, así ellos pueden organizar su improvisado cole y tu no te agobiarás con tener todo tirado. Yo lo he hecho en sus habitaciones encima de uno de sus muebles, pero también puedes hacerlo en alguna balda, con la ayuda de una canasta o incluso en el librero del salón. Todo vale con tal de mantener cierto orden.




3. SUPERFICIES LIBRES

Mantén las superficies libres, todas las que puedas: alféizar, mesa de comedor, mesa de café, la isla de la cocina, estantes, etc. Seguramente en muchas de ellas tienes alguna planta o un bonito jarrón, pero ya te digo que te aliviará mucho el tener estos espacios libres para poder recurrir a un improvisado puzzle, o colorear en los momentos de no saber qué hacer.




4. FLEXIBILIDAD DE ESPACIO

Toca ser flexibles con las normas y los espacios. En casa cada niño suele trabajar en su habitación y vienen a ti cuando tienen alguna pregunta o para que les revisemos lo deberes. Pero ahora que estamos todos aquí, mi marido y yo hemos decidido que por las mañanas trabajaremos juntos en el salón. ¿Porqué? Por dos razones. Una, porque son tantas horas las de estar sin supervisión que mis hijos se pierden, son un tanto distraídos y así podemos echarles un ojo sin dejar nosotros de hacer nuestros quehaceres.


Dos, porque por las tardes estarán en sus habitaciones y así por lo menos sentirán que han cambiado de ambiente. Lo organices como lo organices (solo tú conoces a tu familia y sus necesidades), el caso es que se trata de ser flexibles.


Nosotros ¿cómo lo hemos logrado? Ampliando la mesa. Por las mañanas el salón se convierte en una mesa enorme para doce personas en donde cabe hasta la bebé en su hamaca, y por las tardes se reduce a una mesa de a cuatro despejando nuevamente el salón. Y el que quiere darse una pausa y tomarse un café o unas galletas se va a la barra de la cocina, que para eso también la hemos despejado.




5. TERRAZAS Y BALCONES

Aun no se inaugura la época de terrazas y balcones, ya lo haremos oficialmente cuando el clima termine de cambiar y esta pesadilla termine, pero por lo pronto vuestra terraza os puede dar un poco de vida.


Límpiala, ordena los muebles y aunque haga falta salir con chaqueta o una manta, te aseguro que agradecerás ese remanso de orden y aire puro para leer un libro o simplemente meditar mientras los niños o tu pareja ven la televisión por la tarde.




6. RUTINA

Tener una rutina ayuda mucho a mantener un orden, esta vez por un tema de salud mental. El encierro puede aumentar mucho los niveles de ansiedad y estrés, y serán mayores de tener días caóticos y desorganizados.


Por eso tener una rutina nos permitirá centrarnos en las cosas que más importan, como son los deberes del colegio, ¡que esto no ha parado! o el trabajo mismo. Hará que las horas se pasen más rápidas y que tengamos luego tiempo para relajarnos. Si a los adultos nos ayuda, imagina lo importante que será para los niños mantener cierta estructura.


Crea un horario, de ser posible que esté a la vista de todos. Poned horarios para levantaros, comer, estudiar y para los quehaceres del hogar. No olvides considerar tiempos de ocio, algunos compartidos como ver una película y horas libres para estar en las habitaciones jugando. Esto es muy importante porque todos, incluyendo lo niños, necesitamos nuestro propio espacio.


Para los fines de semana te sugiero cambiar la rutina, si es necesario pon un tiempo mas corto de estudios o trabajo, pero luego trata de meter un poco de creatividad y que se sienta que es fin de semana. Un día de pijamas, una maratón de pelis, juegos de mesa, un picnic en la terraza, el reto del día, hacer el dibujo arcoíris o todo lo que tu creatividad (ayudada por Internet) te sugiera.


Si tus niños aun son pequeños lo tienes un poco más difícil, pero se trata de coordinarlo con tu pareja o con quien vivas para turnaros y poder sacar adelante vuestros propios proyectos, los muy ambiciosos y también los puntuales como la comida del día.




7. PROYECTO ORDEN

Lo que más nos sobra en estos días es el tiempo, ¿por qué no aprovechar en realizar un proyecto casero como el de poner nuestra casa en orden, limpiar un poco y de paso purgar todo lo que no usemos? Pronto llega la primavera, el cambio de clima y de vestuario, si igual en algún momento —a corto plazo— lo vamos a tener que hacer ¿porque no aprovechar la encerrona?


Involucra a los niños. Muchas veces el tiempo nos gana y por hacerlo más rápido lo hacemos solos. Esta oportunidad que nos da el Coronavirus es única, aprovechémosla.


No olvides el trastero ¡ah! y aprovecha en subir lo que hayas decidido vender en alguna plataforma virtual, así le damos una oportunidad a nuestras cosas de ser reutilizadas. Ahora es muy poco probable que haya ventas, pero esto pasará y nuevamente la economía se activará.



¿QUÉ MAS?

Pues no se me ocurre nada más. Espero realmente haberos ayudado, aunque sea un poco. Os deseo muchísima paciencia en estos días y que esto pronto sea tan solo un mal recuerdo.


23 vistas